26 de agosto de 2007

Sarcophagidae

Moscas, ese completo y complejo mundo de las moscas. Es una de las familias, la de los dipteros, de las más complejas a la vez que fascinante, por sus distintos hábitos, pues comprenden desde carroñeros, pasando por parásitos, cazadores, imitadores y otros tantos hábitos más.

Hay tantas clases de dipteros y tan parecidos todos ellos entre sí, que es casi imposible distinguirlos unos de otros, sin llegar al uso del microscopio y la disección de los mismos.

Es el caso de esta mosca, de la familia de los sarcophagidae, palabra un tanto macabra y que proviene de la que nos resulta tan parecida, "sarcófago" y es que está muy relacionada con la muerte. Son típicas del sureste español.

También reciben el nombre de moscarda de la carne, nombre común que se aplica a los insectos, estas moscas, son muy parecidas a la mosca doméstica, pero más grandes y muchas de ellas exhiben bandas longitudinales en el tórax y el abdomen.

La mayoría pone huevos, aunque en unas pocas especies, los huevos permanecen en el abdomen de la hembra hasta que se abren y es entonces cuando la madre las deposita. Las larvas se desarrollan durante un día y después se entierran en la carne durante siete a diez días antes de entrar en la fase de pupa. Las fases larvarias de esta clase de moscas suele desarrollarse en el estiercol, la carroña y en carne viva, es decir, las hembras practican una incisión en la piel del animal y depositan ahí su carga. Cuando las larvas nacen, vivirán del tejido vivo de su anfitrión, ya sean reses o humanos.

Las razones de la repulsión que estos insectos despiertan en el hombre, aunque a veces son desconocidas por muchos de nosotros no son infundadas, pues son portadores de enfermedades y suciedad y además, algunos son parásitos, ya que depositan sus huevos bajo la piel para que se alimenten del tejido vivo o bien de nuestros alimentos.

2 comentarios:

abedugu dijo...

Nunca había visto un ejemplar como este, bueno, o al menos nunca me había fijado. Su aspecto es muy llamativo, pena que sean peligrosas. La foto es buenísima, muy nítida que permite ver al animal con todo detalle.

Antonio J. Muñoz dijo...

Realmente, a mi todas las moscas me parecen iguales, pero ha sido a raiz de esta afición cuando he descubierto que hay tantas y tan parecidas, que es casi imposible identificarlas correctamente. Es simplemente frustrante, estar buscando y buscando el nombre científico exacto y no encontrarlo, pero bueno, me conformaré con identificar la subfamilia, que dadas las circunstancias ya es bastante.